Archivos de la categoría ‘China’

Una serie encadenada de crisis diplomáticas ha obligado a los expertos norteamericanos a poner el foco en el nuevo poderío militar del país presidido por Hu Jintao. En solo un año, China ha roto sus relaciones militares con Estados Unidos por la venta de armas a Taiwan, y ha criticado con dureza su apoyo a Japón en las disputas por la soberanía de islas fronterizas.

El Ejecutivo de Barack Obama, por su parte, ha reprochado a China que no haya condenado la actuación de Corea del Norte, que hundió un barco de su vecino del Sur en marzo y abrió fuego de artillería contra la Isla de Yeonpyeong en diciembre.

Estos encontronazos están despertando un nuevo fantasma en los pasillos del Pentágono: El del auge de un Ejército Rojo capaz de revivir una nueva Guerra Fría. El escenario principal, en esta ocasión, estaría en el hemisferio oriental. Un tablero geopolítico en el que habría piezas aliadas, como India, Japón y Corea del Sur, que no quieren que China se convierta en una incontestable potencia hegemónica.

Con este panorama como telón de fondo, los avances tecnológicos de las fuerzas armadas chinas han hecho correr ríos de tinta, tanto en Estados Unidos como en Europa, a lo largo de las últimas semanas.

En un reportaje publicado por The Wall Street Journal titulado China Clones, Sells Russian Fighter Jets, el rotativo norteamericano alertaba de que la industria de esta nación ha superado ya importantes retos tecnológicos, canibalizando los modelos y los diseños creados por los ingenieros de la extinta Unión Soviética. Tras una década de dependencia de las compañías rusas (que después de la caída del Muro de Berlín se convirtieron en su principal suministrador de equipos), el gigante asiático ha desarrollado sus propia oferta armamentística.

(más…)

Anuncios

Washington ha hecho sonar la voz de alarma de que ”la falta de transparencia de China sobre el crecimiento, las capacidades y las intenciones de sus militares inyecta inestabilidad a una región vital del globo”.

Estados Unidos, por el contrario, es bastante transparente sobre sus intenciones de operar libremente a lo largo y ancho de la ”región vital del globo” que rodea China (y donde sea).

Según el estudio del Pentágono, el presupuesto militar de China se expandió a unos 150.000 millones de dólares, cerca de ”la quinta parte de lo que el Pentágono se ha gastado para operar y llevar a cabo las guerras de Iraq y Afganistán” en ese año, lo cual es sólo un fragmento del total del presupuesto militar estadounidense, por supuesto.

Las preocupaciones de Estados Unidos son comprensibles si uno toma en cuenta la virtual e indiscutida suposición de que EEUU debe mantener un ”poder incuestionable” sobre la mayoría del resto de países, con ”una supremacía militar y económica”, mientras asegura la ”limitación de cualquier ejercicio de soberanía” por parte de los Estados que pueda interferir con sus designios globales.

EEUU debía mantener esta dominación en una ”Gran Área”, que debía incluir, como mínimo, el hemisferio occidental, el lejano Oriente y el antiguo Imperio Británico, incluyendo cruciales recursos energéticos de Oriente Próximo.

Mientras Rusia comenzaba a pulverizar a los ejércitos nazis tras Stalingrado, las metas de la ”Gran Área” se extendieron lo máximo posible por Eurasia. Siempre se ha entendido que Europa pudiera escoger seguir una causa alternativa, quizás la visión gaullista de una Europa desde el Atlántico hasta los Urales. La Organización del Tratado del Atlántico Norte nació en parte para contrarrestar esta amenaza y este asunto permanece muy vivo hoy en día en momentos en que la OTAN se expande hacia una fuerza de intervención de Estados Unidos, responsable del control de ”infraestructuras cruciales” del sistema global del que depende Occidente.

Desde que se convirtiera en la potencia mundial dominante durante la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos ha buscado mantener un sistema global de control. Pero ese proyecto no es fácil de mantener. El sistema se erosiona visiblemente, con implicaciones significativas para el futuro. China es un jugador potencial muy influyente y desafiante.

Noam Chomsky, distribuido por The New York Times Syndicate.

Fuente: Telesur

La necesidad de EEUU de que China no solamente concuerde con el Nuevo Orden Mundial, sino más bien, de que sea un participante activo y más aún… promotor de este Orden.

DAMO502

lucasraffablog

Estos días se reunen los líderes BRIC (Brazil, Rusia, India y China) en una de esas reuniones multilaterales tipo G que tanto gustan a nuestros líderes políticos. Durante estos días, veremos muchas sonrisas, muchas reuniones, muchas propuestas y, por supuesto, muchas fotos.

No obstante, ahora los países miembros del BRIC hay que tomarles en serio. Como vemos en la tabla, su presencia en la economía mundial sigue creciendo y, especialmente en estos momentos de dificultades económicas y financieras mundiales, su participación en la economía mundial es decisiva. Excepto Rusia en estos momentos, son los que más están crecimiento, con más reservas, con deuda pública por los suelos, con más crecimiento en exportaciones, con más emisiones de carbón, y muchos otros mases.

Lo que no está tan claro es si deberíamos tomar muy en serio las reuniones del BRIC si siguen el camino de las otras reuniones multilaterales que ya existen; la G7, la G8, la G20, las del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional y las innumerables reuniones entre los países miembros de la Unión Europea.

Fuente: El Blog Salmon

El objeto volador no identificado fue divisado en Hangzhou, Ningbo y Wuxi.