Desde Nimrod hasta nuestros días.

Publicado: 01/18/2012 en Nuevo Orden Mundial, Sistema Actual, Vaticano
Etiquetas:, , , , , , , , , , ,

Referencias bíblicas importantes acerca de Babilonia

Gén.10:8-10: Nimrod.
“Y Cus engendró a Nimrod, quien llegó a ser el primer poderoso en la tierra. Este fue vigoroso cazador delante de Jehová (otra traducción: en contra de Jehová); por lo cual se dice: Así como Nimrod, vigoroso cazador delante de (en contra de) Jehová. Y fue el comienzo de su reino Babel (Babilonia), Erec, Acad y Calne, en la tierra de Sinar.” (“Sinar” es también conocido como “Sumer”, y los primeros habitantes de Babilonia como “Sumerios”.)
Hablaremos más adelante acerca del significado de estos versos.

Gén.11:1-9: La torre de Babel.
Esta es la historia de la primera rebelión organizada de la humanidad en contra de Dios. Vemos los siguientes aspectos:

  • Dios había mandado a los hombres “llenar la tierra”, o sea, debían extenderse por toda la tierra. En vez de hacer esto, se reunían en un solo lugar y se negaron a “ser esparcidos por toda la tierra”.
  • En vez de adorar a Dios y reconocerle a El como Señor, los hombres querían “subir hasta el cielo” y hacerse iguales a Dios.
  • Hasta el momento de edificar la torre, toda la humanidad estaba unida. Esto significa que los capítulos 1 a 11 de Génesis son la herencia histórica común de toda la humanidad. De hecho encontramos relatos de la creación, de la caída, del diluvio, etc, en las tradiciones y leyendas de muchos pueblos y muchas tribus alrededor de toda la tierra.
  • Desde la torre de Babel, vemos un conflicto fundamental entre dos cosmovisiones: la cosmovisión bíblica, basada en la revelación y verdad de Dios; y la cosmovisión babilónica, que se levanta en rebelión contra Dios. Este conflicto fundamental de cosmovisiones es también una herencia histórica de toda la humanidad. Todas las cosmovisiones posteriores tienen de alguna forma sus raíces allí: o en la revelación de Dios, o en la cosmovisión babilónica. Aunque hoy en día conocemos muchas diferentes religiones, filosofías y cosmovisiones; en el fondo existen solamente dos religiones o cosmovisiones básicas: la cosmovisión bíblica, y la cosmovisión babilónica.

Isaías 14: El rey de Babilonia como símbolo de la rebelión de Lucifer.
Este capítulo empieza con una profecía contra el rey de Babilonia. Pero repentinamente cambia el contexto, y detrás del rey de Babilonia aparece la persona de Lucifer (satanás), el primer rebelde contra Dios: “¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! … Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono … y seré semejante al Altísimo.” (v.12-14) – Aquí entendemos claramente que la intención de construir “una torre que llegue hasta el cielo”, fue inspirada por el enemigo de Dios.

Jeremías 50:39-40: La eterna destrucción de Babilonia.
En estos versos es profetizado que la ciudad de Babilonia será destruida por siempre, y que nunca más será habitada. Babilonia fue destruida en el año 312 A.C, y es hoy un lugar desierto y abandonado en el país actual de Irak. – Estos versos nos demuestran que las profecías acerca de “Babilonia”, que mencionaremos enseguida, no pueden referirse a la Babilonia histórica.

Apocalipsis 17 y 18: “Babilonia, la gran ramera”, encabeza la rebelión contra Dios y la persecución de los cristianos en los últimos días.
Según lo dicho, “Babilonia” en estos capítulos debe referirse a una ciudad diferente que lleva sus características, puesto que la Babilonia literal no será reedificada nunca más. Apoc.17:9 menciona “siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer”. Esto nos refiere a Roma, la ciudad que desde la antigüedad es conocida como “la ciudad sobre los siete montes”.
(Nota: Incluso los comentaristas católicos romanos, en su mayoría, están de acuerdo con que “Babilonia” en Apocalipsis se refiere en Roma. La diferencia está en que ellos lo aplican solamente al Imperio Romano pagano del pasado, y se niegan a aplicarlo a la Roma actual. El juicio sobre la gran ramera lo interpretan como la caída del Imperio Romano.)


Origen histórico de la cosmovisión babilónica

La Biblia nos da la genealogía de Noé – Cam – Cus – Nimrod.
Las tradiciones babilónicas identifican a Cus como fundador de Babel, y probablemente el iniciador para la construcción de la torre. Historiadores antiguos llaman a Cus con el nombre “Bel” = “el que confunde”. Nimrod (que también es conocido bajo muchos otros nombres) fue el posterior edificador de la ciudad, quien continuó la rebelión contra Dios.
Al lado de Nimrod, el rey de Babilonia, se encontraba la reina Semíramis. Las fuentes antiguas no son claras acerca de si Nimrod fue el hijo, o el esposo, de Semíramis. Muy probablemente Nimrod fue ambos, o sea, Semíramis se casó con su propio hijo.

Acerca de Semíramis, se dice que ella fue una mujer muy bella, que llevaba una vida muy inmoral y tenía relaciones sexuales con una gran multitud de hombres.

Es interesante, ante este trasfondo, comparar lo que dice el cronista Guamán Poma de Ayala sobre el origen de los incas:

“El dicho primer Ynga Mango Capac no tuvo padre conocido; por eso le dijeron hijo del sol… Pero de verdad fue su madre Mama Uaco. Esta dicha mujer dicen que fue gran fingidora, idólatra, hechicera, la cual hablaba con los demonios del infierno y hacía ceremonias y hechicerías. Y así hacía hablar piedras y peñas y palos y cerros y lagunas porque le respondían los demonios. Y así esta dicha señora fue primer inventadora las dichas uacas ídolos y hechicerías, encantamientos, y con ello les engañó a los dichos indios. … Y así fue obedecida y servida esta dicha señora Mama Uaco, y así le llamaron Coya y reina del Cuzco. Dicen que se echaba con los hombres que ella quería de todo el pueblo …, según cuentan los dichos muy viejos indios.
… Se llamó Mama Uaco después que se casó con su hijo y entró a ser señora y reina. Se llamó Mama Uaco, Coya y supo por suerte del demonio que estaba enpreñada un hijo y que el demonio le enseñó que pariese el dicho niño y que no lo mostrase a la gente y que lo diese a una ama llamada Pillco Ziza. Que le mandó que lo llevasen al agujero llamado Tambo Toco, que de allí lo sacasen de tiempo de dos años y que lo diesen mantenimiento y que lo publicase que había de salir de Pacari Tambo un Capac Apo Ynga rey [señor poderoso Inca] llamado Mango Capac Ynga, hijo del sol y de su mujer la luna y hermano de lucero.”

(En “Nueva Crónica y Buen Gobierno”.)

Nimrod, el “cazador” (Gén.10:9), fue celebrado como libertador, y esto por dos razones:

a) él libraba al pueblo de las fieras que los amenazaban;

b) él los “libraba” también de la dependencia de Dios, porque se rebeló contra Dios y así llevó la humanidad a la independencia.

Después de la muerte de Nimrod, Semíramis indujo al pueblo a adorar a Nimrod como a un dios. Esta fue la primera vez en la historia que un hombre fue adorado como dios, y así se cumplió su deseo de “ser como Dios”. Posteriormente, también Semíramis misma fue adorada como una diosa. De allí se origina la adoración de “la madre y el hijo”, que observamos en muchas religiones bajo diferentes nombres:
Isis y Osiris en la religión egipcia; Astarte y Baal en la religión cananea; Fortuna y Júpiter, y Venus y Cupido en la religión romana; y María como “Madre de Dios” en el catolicismo romano. (La adoración de “la virgen” no tiene nada que ver con el cristianismo, sino viene directamente de la religión babilónica.)
La figura de Cupido es especialmente interesante en este contexto: ¿Por qué se le representa con arco y flecha? Si Cupido representa el amor romántico, no podemos comprender qué tienen estas armas que ver con el amor. Pero lo comprendemos fácilmente cuando entendemos que Cupido es también una representación de Nimrod, el cazador. – Otro símbolo de Cupido es el corazón, que también viene de la religión babilónica: El corazón es el símbolo de Bel (Cus), cuyo nombre significa “corazón” en el idioma babilónico. Por tanto, el “corazón flechado”es un símbolo babilónico.

Semíramis fue adorada como “la reina de los cielos” (Jer.44:17-19.25).

Desde los primeros días de la humanidad, Dios había dado una promesa acerca del Salvador. El dijo a la serpiente: “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.” (Gén.3:15) – La expresión “simiente de la mujer” es interesante. Biológicamente, el portador de la “simiente” (semen) es el varón, no la mujer. Entonces vemos aquí ya una indicación de que el Salvador debía nacer de una virgen, sin intervención de un padre humano. Entonces, esta profecía acompañaba la humanidad desde sus inicios, y se esperaba ansiosamente un Salvador nacido de una virgen.
Nimrod trató de aparecer como este Salvador prometido. Por eso, él se puso también el nombre “Zero-ashta” (“Simiente de la mujer”); de allí viene el nombre del dios persa “Zoroastro”.
De allí Nimrod es también relacionado con la serpiente. En las mitologías alrededor del mundo entero existen leyendas acerca de un héroe que mata a una serpiente o un dragón, pero muere de las consecuencias.
En la cosmovisión babilónica, la serpiente tiene una doble función. Por un lado, aparece como enemigo que es vencido por Nimrod; pero por el otro lado, la serpiente es también adorada como “iluminadora” que lleva al hombre al conocimiento. Nos recordamos de la falsa promesa de la serpiente: “Serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.” (Gén.3:5). (En Roma, se adoraba al dios Esculapio en forma de una “serpiente que enseña a los hombres”; la serpiente de Esculapio es hasta hoy el emblema de los médicos.) – Posteriormente, veremos que muchas cosmovisiones esperan que del conocimiento venga el desarrollo y la salvación de la humanidad.

Sobre la muerte de Nimrod no se encuentra mucho en las fuentes babilónicas; pero lo podemos deducir de las fuentes egipcias acerca de la muerte de Osiris (el nombre de Nimrod en la religión egipcia): Osiris/Nimrod fue descuartizado, y las partes de su cuerpo fueron enviadas a las 14 provincias del reino (de lo que se deduce que fueron 14 partes). Como demuestran paralelas bíblicas (Jueces 19:29, 1 Sam.11:7), el enviar las partes de su cuerpo significa una advertencia solemne a todos los habitantes, a no seguir el camino del hombre que fue ejecutado de esta manera (obviamente como castigo de su rebelión contra Dios). En otras palabras: Nimrod fue ejecutado judicialmente, por un gobierno justo, para castigar su rebelión.

En la religión egipcia, los seguidores de Osiris tienen el deber sagrado de juntar nuevamente los huesos de Osiris, esparcidos por todo el reino, para enterrarlos; y esperan que algún día Osiris vuelva a vivir. – De allí se origina la costumbre, en muchas religiones, de venerar los huesos de “santos” muertos (reliquias), y de hacer procesiones con estas reliquias. – Nuevamente existe una paralela interesante con la mitología incaica, donde también existe la creencia de que los huesos de los últimos incas muertos volverán a unirse.

Otra paralela interesante encontramos en la creencia de que en la Semana Santa, en Cusco, cuando se traen los 14 “santos” de toda la ciudad para reunirlos en la catedral, que en la noche estos “santos” adquieren vida y empiezan a conversar unos con otros. (Estos 14 “santos” representan también los 14 incas; pero también nos recordamos de que el cuerpo de Nimrod fue partido en 14 partes.) – ¿De qué conversan? – La respuesta nos da una tradición babilónica, relatada por el antiguo historiador Maimonides:

“Cuando el falso profeta Tamuz predicó a cierto rey que debía adorar a las siete estrellas y los doce signos del zodiaco, este rey mandó hacerle morir una muerte terrible. En la noche de su muerte, todas las estatuas de todos los confines de la tierra se reunieron en el templo de Babilonia ante la gran imagen dorada del sol que estaba colgada entre el cielo y la tierra. Esta imagen se postró en medio del templo, y lo mismo hicieron todas las otras imágenes alrededor, mientras (la imagen del sol) les contó todo lo que le había sucedido a Tamuz. Las estatuas lloraron y lamentaron toda la noche, y en la mañana volvieron a los confines de la tierra, cada una a su propio templo. Así se originó la costumbre de llorar y lamentar por Tamuz cada año, el primer día del mes de Tamuz.”

(Nota: el primer día del mes de Tamuz cae en la fecha del 24 de junio – la fecha del “Inti Raymi” (fiesta del sol) en Cusco, la antigua capital de los incas.)

Tamuz fue un segundo hijo de Semíramis. Después de la muerte de Nimrod, Semíramis presentó a Tamuz al público como “hijo sustituto” en lugar de Nimrod, o sea, como “reencarnación” de Nimrod. De allí empezó la costumbre de “llorar la muerte de Tamuz” (Ez.8:14), y celebrar su “resurrección” o reencarnación, el día 24 de junio.


Características de la religión babilónica

Después que Nimrod fue condenado a muerte, su religión pudo extenderse solamente en secreto. Por tanto, sus seguidores inventaron muchas artimañas para mantener sus verdaderas creencias en secreto, y para engañar aun a sus propios seguidores, hasta que hubieran alcanzado “niveles superiores” de iniciación. La religión babilónica es una religión secreta y disimulada, así como también las otras religiones que se derivan de ella.

El sacerdocio juega un papel importante en la religión babilónica. Los sacerdotes son los “iniciados”, los “guardianes del secreto”. Solo ellos conocen el camino de la salvación; nadie lo puede descubrir sin la ayuda de los sacerdotes. Además, era necesario confesar los pecados a los sacerdotes; de esta manera, los sacerdotes conocían los secretos personales de todos. En consecuencia, los sacerdotes tenían mucho poder para manipular a la gente. Ellos levantaron un sistema de abuso espiritual.

Muy importante era la adoración de los astros; especialmente del sol y su imagen. De Babilonia se origina también la astrología (Is.47:13). – La adoración del sol se extendió también a otras religiones, p.ej. la religión incaica. – En el catolicismo romano, la hostia es (según su significado original) una representación del sol. Por eso, la hostia tiene que ser redonda; y la custodia donde se guarda, es una imagen del sol con sus rayos.

Babilonia era también en la antigüedad el centro mundial del ocultismo, de la magia y del espiritismo (Is.47:12).

Otra característica de la religión babilónica fue la prostitución sagrada”. En sus fiestas importantes, el rey subía al templo principal, donde tenía relaciones con una sacerdotisa, como manera de acercarse a sus dioses. – En general, Babilonia se caracterizaba por la inmoralidad sexual.

La religión babilónica se caracterizaba también por la borrachera, el alcohol y las drogas. “La copa de Semíramis” fue famosa; era una copa gigantesca de oro que pesaba 15 talentos (aprox. 545 kilos) y se encontró en el botín del rey Ciro cuando conquistó Babilonia. De allí podemos entender por qué el Apocalipsis presenta a Babilonia como ramera, ebria, y con una copa de oro en su mano (Apoc.17:4-6).


Resumen de la cosmovisión babilónica

La diferencia básica entre la cosmovisión bíblica y la cosmovisión babilónica es esta: ¿Empezamos con Dios, o con el hombre? – La Biblia empieza con Dios, mientras la cosmovisión babilónica empieza con el hombre.

La cosmovisión babilónica empieza con el primer hombre deificado. El hombre quiere ser Dios. Esta es la raíz del humanismo de todas las épocas: en la filosofía griega, en el Renacimiento, en la Ilustración, y en la actualidad.

La cosmovisión babilónica enfatiza la unificación de toda la humanidad. Allí está la raíz de la globalización y de la visión de un solo gobierno mundial, que es propagada por el movimiento de la Nueva Era, y por las Naciones Unidas.

La cosmovisión babilónica enfatiza el desarrollo del potencial humano, independiente de Dios, que culmina en la altivez contra Dios (manifestada en la torre de Babel). Esta misma altivez provocó la caída de Lucifer (Is.14).

La cosmovisión babilónica enfatiza la justificación por obras y el esfuerzo propio (“el hombre puede salvarse a sí mismo”).

En la cosmovisión babilónica permanece un conocimiento subyacente acerca del único Dios Creador; pero en la práctica, este Dios no es adorado. (Lo mismo se observa en la religión incaica y andina.)

Otras verdades bíblicas aparecen en una forma falsificada:
– se adora a un falso Mesías;
– la serpiente aparece como “buena”, “iluminadora”, que nos libera al darnos conocimiento.

En la cosmovisión babilónica hay una unión del poder religioso y político, que puede manifestarse en diferentes variaciones:
– el rey es adorado como dios (Nimrod; los emperadores romanos)
– el rey es a la vez el sumo sacerdote (reyes babilonios posteriores; los incas)
– el rey es un súbdito del sumo sacerdote (catolicismo romano); o los sacerdotes son empleados del rey.

En el Antiguo Testamento, en cambio, vemos que el poder sacerdotal y el poder político (reyes) son estrictamente separados (2 Crón.26:16-20); y solo en Jesucristo, el Mesías, se unen estos dos poderes.

La cosmovisión babilónica es sacerdotalista: el hombre necesita un sacerdote como mediador, para poder acercarse a Dios. Personas comunes no tienen acceso a Dios.

La cosmovisión babilónica promueve la adoración de “la madre y el hijo”, del sol y de los astros, la astrología, el ocultismo y espiritismo, y la creencia en la reencarnación.

La cosmovisión babilónica alcanzará su culminación en el reino de la “bestia” como lo describe Apoc.13: Un solo gobierno mundial, el cual controla la política, la economía, y la religión, en el mundo entero; este gobierno se pone a sí mismo en lugar de Dios.


El camino de la cosmovisión babilónica a través del mundo

Puesto que la cosmovisión babilónica es una herencia histórica común de toda la humanidad, todas las naciones llevaron consigo elementos de esta cosmovisión. Por eso encontramos hasta en los incas unas paralelas con las tradiciones babilónicas.

Pero en el mundo antiguo, donde existen fuentes históricas escritas desde tiempos muy antiguos, podemos trazar de manera bien definida el camino del “conocimiento” babilónico:

De Babilonia, este “conocimiento” llegó a Egipto, y de allí a Grecia. (Nos recordamos que Grecia fue conocida por su cultura y filosofía.) Por estos países pasó también el sacerdocio babilónico. El sumo sacerdote de la religión babilónica tenía el título “Pontifex Máximus” (“el más grande constructor de puentes”, como el que hace un puente entre los hombres y los dioses). Después de la caída de Babilonia, la sede del sumo sacerdote babilonio fue Pérgamo (Apoc.2:13), que entonces pertenecía a Grecia. Posteriormente, Pérgamo fue conquistado por los romanos. Julio César fue el primer emperador romano que asumió el título de “Pontifex Máximus”, y poco después empezó la adoración del emperador romano como un dios. – El emperador Graciano (375-383) prohibió toda religión pagana y renunció a su título de “Pontifex Máximus”; pero después otorgó este mismo título al obispo de Roma, Damaso. Desde entonces, este es el título del papa romano.
Si más adelante hablamos del Imperio Romano, entonces tengamos presente que el Imperio Romano es el heredero de los babilonios.

Exposición de Michael Rood sobre Nimrod ( solo dejo los enlaces de la sección que habla sobre este tema, quienes quieran verlo completo, encontrarán en youtube los siguientes videos ).

http://www.youtube.com/watch?v=31-VR3WXTfw&list=PL46286A9F0FC2DAC0&index=1&feature=plpp_video

http://www.youtube.com/watch?v=6Gs8nJmeiaM&feature=related

Fuente: Altísimo.net

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s