Hace 20 años, la Guerra del Golfo

Publicado: 01/17/2011 en Nuevo Orden Mundial
Etiquetas:, , , ,
Kuwait e Irak antes de la Guerra del Golfo

Kuwait es un emirato basado en un régimen parlamentario monárquico. Es muy próspero gracias a su riqueza petrolífera y buena gestión financiera.

Tras su independencia del Protectorado Británicoen el año 61, Irak reclamó su anexión aduciendo a su origen otomano y por lo tanto a la pertenencia de su territorio. Kuwait fue socorrida entonces por las tropas del Reino Unido, temerosa de perder 50% de los beneficios de la Kuwait Oil Company.

Pero es que además, durante la guerra de desgaste entre Irak e Irán (1980-89), Kuwait apoyó económicamente a éste último. Como consecuencia de postguerra, Irak cayó en una penosa situación económica.

Y para agravar esta circunstancia, las monarquías árabes vecinas no le condonaron la deuda externa, a pesar de que Sadam Hussein frenó el integrismo islámico chiíta.

Causas del enfrentamiento entre Irak y Kuwait

El momento de mayor malestar estalla en mayo de 1990 cuando la OPAEP (sobre todo Kuwait y Emiratos del Golfo e Irán) deciden bajar el precio del petróleo fomentando el aumento de la producción del petróleo, para favorecer el mercado de EEUU y occidental, en detrimento de los intereses iraquíes.

Sadam Hussein que consideraba a Kuwait como un provincia iraquí, por lo que extrae legalmente petróleo de su país. Le exige como compensación una indemnización de 2.500 millones de dólares. La tensión se hace aún más patente, cuando Sadam situa estratégicamente tropas en la frontera con Kuwait.

La bolsas occidentales caen en picado. La ONU junto a Husseyn de Jordania y Mubarak de Egipto avalados por los EEUU, intentan mediar, infructuosamente, con Irak.


Invasión de Kuwait

El 2 de agosto de 1990 Irak invade Kuwait, obligando al jeque kuwaití, Jaber Ahmad Al Sabah a huir en helicóptero a Riad, capital costera de Arabia Saudí. Para posteriormente vivir un exilio de oro en la histórica ciudad-oasis de Taif.

La justificación bélica de Sadam Hussein es que fueron primero los rebeldes opositores al régimen kuwaití los que asaltaron el palacio presidencial. Y que ante la enjundia de la acción, solicitaron ayuda a las tropas iraquíes. En cualquier caso, en el asalto perecieron más de 500 personas.

Pese a que el presidente norteamericano George Bush Sr. declara que aunque sus represalias no van a ser militares, envía varios portaaviones al Golfo Pérsico. La sanción a los iraquíes será económica, congelando los depósitos bancarios y prohibiendo las relaciones comerciales con Bagdad.

Además EEUU se alía con su nuevo amigo, la URSS de Gorbachov, que decide restringir definitivamente la venta de armas a los iraquíes, un 80% del arsenal de este país.

Por otro lado, los representantes de la Liga Árabe se reúnen en El Cairo, para plantear las posiciones y las líneas de actuación. Estos países o entidades políticas se escinden según su acquiesciencia con Irak o no. Los aliados de Irak serán la OLP de Yasser Arafat y la Libia de Gaddafi, mientras que al lado de los kuwaitís se posicionarán Egipto, Siria y por supuesto, Irán.

Sadam instaura un gobierno provisional en el territorio kuwaití, en el que impone el toque de queda militar.

Mientras tanto el jeque kuwaití en una reunión secreta, pacta sus alianzas con el Consejo de Cooperación del Golfo; Arabia Saudí, Bahrein, Oman y Qatar, junto con el Reino Unido de Margaret Thatcher.

Reacción de EEUU y ONU frente a la Iinvasión de Kuwait

Tras la Caída del Muro de Berlín y la desintegración de la URSS, que suponen al fin de la “Guerra Fría” entre el bloque del Este y Occidente, los EEUU se erigen como la primera superpotencia mundial.

George Bush Sr encabeza un nuevo orden mundial, que se cimenta con la ayuda económica que proporciona a los antiguos países comunistas, que modelan sus estructuras para entrar en el sistema capitalista.

Tan sólo supone una seria amenaza para este liderazgo norteamericano Sadam Hussein, si consigue anexionase definitivamente Kuwait. Este hecho convertiría a Irak en el principal productor de petróleo mundial, que impondría sus reglas de mercado.

Por esto, EEUU consigue el consenso de las Naciones Unidas, autolegitimándose en la escrupulosidad del derecho internacional.

De momento, las reacciones de la OTAN y de los países adscritos no son prebélicas, sino de naturaleza estratégica y conciliadora. En fecha de 24 de agosto de 1990, el personal diplomático todavía se limita a permanecer en las embajadas de sus respectivos países en Kuwait, que por tecnicismos legales pasan a ser rehenes iraquíes.

Las sanciones económicas son colaterales y mutuas entre Irak y EEUU. Esta “entente” se alarga hasta noviembre del mismo año, siempre bajo una apariencia de calma y “resolución civilizada”. Pero lo cierto es que el interior de Kuwait está siendo movilizado y militarizado. Se calcula que unos 230.000 soldados de infantería norteamericanos fueron discretamente desplazados a la región kuwaití.

Consciente de la inminente confrontación bélica internacional del que Irak saldría muy mal parado, ya que Arabia Saudí, Egipto y Siria claudican ante los intereses occidentales, Sadam Hussein retoma el comodín del conflicto “arabe-israelí”. De esta manera imposta un matiz ideológico a la ocupación, proponiendo su retirada a cambio de beneficios a los palestinos, comparando su acción bélica a la situación de Israel.

Arafat, líder de la OLP (Frente de Liberación de Palestina) y dueño “de facto” de la OPEP (Organización de Productores y Exportadores de Petróleo) se convierte en su obvio aliado. Y Sadam además, consigue la empatía de grupos “progres” occidentales ciegos ante el nuevo matiz islámico que adopta Sadam Hussein.

“La Madre de Todas las Batallas” o Um Maarak.

Conocedor de las gravísimas represalias bélicas que impondrá la comunidad internacional ante el drástico embargo total que Sadam decreta en Kuwait el 12 de enero de 1991, el “said” iraquí se encomienda a la “jihad” o guerra santa islámica.

Hasta entonces, Sadam Hussein era un líder de “baasista”, o un socialista laico panárabe. Como su homólogo libio Gaddafi, pero que tras ser víctima personal en su jaima de la intervención aérea ordenada por Ronald Reagan en 1989, decidió tener un perfil político muy bajo.

El 14 de enero de 1991 comienzan los prolegómenos bélicos de la Guerra del Golfo, bautizada por los EEUU como“Tormenta del Desierto”.

Copyright del artículo: Carolina Calvo. Contacta con el autor de este artículo para obtener su permiso y autorización expresa para poder usar o publicar su contenido de forma total o parcial

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s