La Astucia de Irán.

Publicado: 05/31/2010 en General
Etiquetas:, , , , , , , ,

Resumen de noticia.

El hundimiento, el pasado marzo, de la fragata surcoreana Chenoan reveló nuevamente hasta qué punto Pyongyang es un peligro real para sus vecinos. Además, es el principal suministrador de misiles y tecnología militar de la República Islámica de Irán.

La amenaza iraní sería directa para la democracia occidental que tiene más a mano: Israel. Por otro lado, la amenaza cobraría forma a partir de los grupos terroristas que Teherán arma y entrena, empezando por Hezbolá; y nada impide que, a través de éste, o directamente, el ingenio nuclear acabe en manos de células terroristas que tengan ciudades occidentales como objetivo. Last but not least: un Irán nuclear inauguraría un mundo polinucleary desataría una carrera armamentista: los vecinos de los países nucleares y las potencias de rango menor querrán hacerse con la bomba.

A mediados de Abril, los iraníes anunciaron que poseían centrifugadoras de tercera generación, declararon que Estados Unidos debía ser expulsado de la Organización Internacional de la Energía Atómica y amenazaron a Israel: tres gestos con los que volvieron a dejar claros sus objetivos y la visión que tienen de EEUU.

En virtud del pacto Lula-Ahmadineyad-Erdogán, Irán deposita 1.200 kilos de uranio enriquecido al 3,5% en Turquía, a cambio de recibir después 120 kilos al 20%. Así cumpliría con lo exigido por las demás naciones. Pero la trampa es triple:

– Irán se sacude las exigencias de poner su material bajo custodia y control internacional, porque turcos y brasileños le permiten quedarse con una cantidad suficiente como para que pueda continuar su carrera hacia la bomba. Gana, pues, tiempo.

– Irán se sacude las exigencias de control porque Turquía se configura como un socio benefactor y no como un fiscal internacional, lo que significa que el control sobre su programa será relativo.

– Turquía y Brasil, sentados en el Consejo de Seguridad de la ONU como miembros no permanentes, brindan otro servicio más a los ayatolás: entorpecerán cualquier iniciativa norteamericana; lo que, viniendo de un aliado de la OTAN, por un lado, y de uno de los grandes socios iberoamericanos, es más de lo que cualquier presidente norteamericano podría imaginar.

El fin de la historia es la constatación del fracaso de la diplomacia obamita. Los norteamericanos prometen sanciones y montan en cólera, pero se topan en el Consejo de Seguridad con chinos, turcos, brasileños… y con una Rusia enfadada –porque quería ser ella la que custodiase el uranio iraní–… pero poco. Dispuestos a ver siempre la botella obamita medio llena, los medios de comunicación anuncian nuevas sanciones: lo cierto es que éstas serán limitadas y de escaso efecto sobre el programa iraní. Y lo que es peor, algunos países abandonan el barco occidental para sumarse al antioccidental.

¿Irán, 1 – Obama, 0? El resultado global es bastante peor: y es que la actitud turco-brasileña pone de manifiesto la pérdida de influencia de América bajo la presidencia de Obama.

Noticia Completa en Libertad Digital.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s